Montar un restaurante flexitariano

Cada año nacen nuevas tendencias gastronómicas relacionadas con lo saludable. Al inicio de la década de los 90, alguien acuño el término «flexitarianismo», de la unión de de los términos ‘flexible’ y ‘vegetariano’. Pero no fue hasta 2015 aproximadamente que empezamos a leerlo de forma más habitual.

Siempre se ha dicho que en el término medio está el equilibrio. Pues bien un flexitariano es alguien que sigue una dieta vegetariana, pero no a rajatabla, es decir, de vez en cuando se permite algún producto de origen animal. ¿Se puede decir que eres un flexitariano si comes de todo? Depende de la frecuencia con que lo tomas. Se trata de seguir básicamente una dieta vegetariana y consumir algo de marisco, carne o pescado, pero de forma muy puntual. No serás un vegetariano en toda regla, sino un flexitariano.

¿Que es un restaurante flexitariano?

Si estás pensando en posicionarte como restaurante enfocado a una alimentación sana, natural y sostenible, puedes hacerlo creando una carta que incluya los alimentos habituales de esta dieta. Tu carta evitará los azúcares y las harinas refinadas y deberá potenciar las legumbres, los cereales, semillas, soja, quinoa, frutos secos y también las algas. Todos ellos son alimentos de origen vegetal que proporcionan buenas fuentes de proteínas y combinando diferentes grupos de alimentos, conseguiremos todos los nutrientes necesarios para una alimentación equilibrada.

Pero más que seleccionar alimentos, debes alinearte con los fundamentos éticos referidos al maltrato animal y cuestiones medioambientales. Esto significa que debes asegurarte de que tus proveedores también practican esa cultura en su producción. Debes verificar que el origen de los alimentos que compres para tu restaurante, proceda de la agricultura biológica, así como de sistemas de producción ganadera, que aprovechen los recursos del territorio con especies y razas autóctonas, la movilidad del ganado y el bienestar animal.

Ofrecer un modelo de restaurante flexitariano, significa apoyar y defender el territorio y la sociedad, favoreciendo la producción de productos de calidad, velar por el paisaje, ayudar a controlar los incendios forestales, regular los ciclos del agua y la calidad del suelo. También deberás adoptar métodos de preparación y cocinado de alimentos más saludables.

Diseña una carta en la que detalles las propiedades de los distintos grupos de alimentos y la procedencia de tus materias primas. Así ayudarás a tus clientes (incluso a los que no son flexitarianos) a conocer las propiedades de esta dieta y fomentarás su adopción. No es necesario que redactes un tratado culinario. Bastará con incluir los argumentos y propiedades de los grupos de alimentos.

Foodix ha elaborado cartas amigables con la cultura flexitariana que ensalzan una dieta saludable, combinando los beneficios de los productos de origen vegetal con los nutrientes aportados por un consumo esporádico de los de procedencia animal. En ellas la alimentación basada en verduras abarca más del 80% de las propuestas, mientras que las de carne y pescado figuran en mucha menor cantidad y siempre, con alimentos biológicos, ganadería extensiva y pesca sostenible. Así tu restaurante podrá presumir y anunciar que ayuda a potenciar la biodiversidad y a conservar el patrimonio cultural y la identidad territorial.

¿La carta de un restaurante flexitariano es mas cara?

Comer en un restaurante flexitariano no tiene porqué ser mas caro, ya que precisamente los productos de mayor precio suelen ser la carne y el pescado. Al reducir la proporción de éstos queda mas margen para destinarlo a vegetales de mayor calidad y de origen biológico. La cuenta final por tanto, no será mas cara que un menú tradicional. La gran diferencia la notarás en la cocina, ya que las recetas de caracter vegetariano pueden requerir algo mas de tiempo para la preparación de las comidas. Solo utilizan procesos de cocción sanos: plancha, vapor, cocción en horno a baja temperatura, deshidratación, hervir…)

Collage-cocina-vegetariana
Deliciosas propuestas vegetarianas de Buzzfeed

Sándwich de Albóndigas Veganas, Coliflor asada con queso de cabra, chorizo vegano, tofu asado… son algunas recetas que deberás incluir en tu carta. Son platos que sorprenden y atraen, especialmente a las personas que ignoran la enorme variedad de sabores, ingredientes y texturas de la cocina vegetariana.

El flexitarianismo no pone trabas a ningún alimento siempre que la ingesta se haga con moderación y la cocina vegetariana predomine sobre la de carne y pescado. El flexitarianismo no se centra en alimentos prohibidos sino en la cantidad de lo que comes.

Dime lo que No comes y te diré que eres

Crudívoros: solo comen alimentos que no han sido cocinados. Pueden ser (o no) también vegetarianos.

Flexitarianos: Siguen una dieta vegetariana, pero ingieren puntualmente alimentos de origen animal.

Frutarianos o frugívoros: Comen exclusivamente fruta

Omnívoros: Comen todo tipo de alimentos, tanto de origen vegetal como animal u orgánico.

Ovolactovegetarianos: Comen huevos, leche, todo tipo de productos lácteos y vegetales.

Pescovegetarianos: Comen vegetales y pescado exclusivamente

Pollotarianos: Comen básicamente carne de ave, además de vegetales.

Semivegetarianos: Comen practicamente de todo excepto carnes rojas procedentes de mamíferos.

Veganos: Los veganos no comen carne ni alimentos procedentes de animales, como huevos, leche, productos lácteos o miel.

Vegetarianos: Comen todo lo que no sean carnes ni pescados. Si consumen productos procedentes de animales (huevos, leche, etc.).