Cfef-millenial

La Generación Z en la restauración

Hablamos cada día con directores de restaurantes que nos manifiestan sus dificultades para encontrar empleados cualificados y con vocación. Lo resalta el Libro Blanco de la Hostelería de Europa, que recoge como una de las cinco prioridades del sector, luchar contra la falta de mano de obra cualificada en el sector mediante acciones políticas concretas.

Mientras que en España el desempleo juvenil está en un nivel récord, cada vez hay menos jóvenes y adolescentes que ingresan vocacionalmente en el mercado laboral de la restauración. Sus filas se están reduciendo por momentos debido entre otros motivos al índice de natalidad. No nos referimos al estudiante que para ganar unos euros sacrifica sus vacaciones de verano para hacer de camarero en las zonas turísticas. Estamos perdiendo mano de obra joven y con vocación que quieran ser cocineros, baristas o camareros.

En la mayoría de paises desarrollados se espera que el número de personas de 16 a 24 años en el mercado laboral disminuya en los próximos 10 años. La incertidumbre en torno a las políticas de inmigración también está afectando la contratación.

Los nuevos chefs, barmans y directores de hoteles y restaurantes deberían llegar de la mano de estos jóvenes nacidos después de 1995 que, bien orientados y motivados, podrían enfocar su realización profesional en el sector de la restauración y la hostelería. Basta leer el ideario y perfil de las motivaciones de la Generación Z para hallar expresiones como pragmático, búsqueda de seguridad, competitivo … Es evidente que están motivados cuando vislumbra un camino despejado.

La generación Z es un poco menos idealista que los millennials. Haber visto a sus padres soportar la Crisis los ha hecho algo mas emprendedores y también pragmáticos. A pesar de ser verdaderos nativos digitales, prefieren enfrentarse a los comentarios de los gerentes cara a cara.

Elegir o buscar un trabajo

Directores de recursos humanos del sector de la restauración dicen que «elegir una empresa para la que trabajar, es diferente de buscar un trabajo». Los jóvenes de la Generación Z prefieren trabajar donde alguien está comprometido con ellos y donde pueden marcar la diferencia al ser reconocida su aportación laboral. Ambas generaciones (Millennials y Z) quieren saber especialmente que las empresas están dispuestas a invertir en ellos y fomentar la promoción en la empresa.

¿Qué condiciones laborales son capaces de atraer a este grupo a nuestros restaurantes? Y aún más difícil: ¿como conseguiremos mantenerlos a largo plazo para amortizar el esfuerzo en capacitación hecho sobre ellos? Un salario competitivo es una condición base, pero también lo han de ser ciertos elementos cualitativos que forman parte del salario emocional:

  • Política de promociones transparente y objetiva
  • Posibilidad de aprender nuevas habilidades junto a los veteranos
  • Parte del horario flexible, flexibilidad de horas
  • Plan de capacitación profesional con calidad de la formación
  • Buena actitud de gestión, apoyo claro
  • Reconocimiento / incentivos por hacer un buen trabajo
  • Calidad del grupo de compañeros de trabajo.