Comida para llevar: cuida tu imagen en el packaging

Takeaway

En un restaurante no todo es servicio en sala. Las comidas fuera de las instalaciones (comida para llevar, entregas, autoservicio, catering e incluso foodtracks (los camiones de comida) representan el 60% de todo el tráfico de restaurantes. Una razón para esto podría ser la mayor cantidad de tiempo que pasamos viajando hacia y desde el trabajo. El 42% de los adultos empleados dicen que pasan más tiempo viajando y trabajando de lo que solían hacerlo. Entre los millennials, este porcentaje se eleva al 52 por ciento.

Comida para llevar

Según Hudson Riehle, directivo experto en el sector de la restauración, en esta década que hemos inaugurado, una gran parte del crecimiento del sector, provendrá de consumidores de la calle que no consumirán en el comedor. Con el aumento del consumo de comidas para llevar y consumir fuera del restaurante, surge la necesidad de materiales de embalaje que mantengan la calidad de los alimentos. Por ello, los empresarios vinculados al sector de la gastronomía están concienciados sobre la importancia de introducir elementos de valor que atraigan y fidelicen una clientela alineada con la ecología.

Cuando se trata de «embolsar» la comida para llevar, más que al impulso del mercado, el embalaje ecológico responde a una legislación y reglamentaciones que rigen qué materiales pueden y no pueden usarse en ciertos mercados. Por supuesto que son bien recibidas por empresas y consumidores las iniciativas de sostenibilidad junto a otras vinculadas a «desperdicio cero», orientadas a reutilizar restos de alimentos que normalmente se tiran a la basura.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Hemos publicado también...